jueves, 22 de diciembre de 2011

Un hijo nativo de Internet y su padre un inmigrante de Internet

Quisiera contar una historia real donde podemos ver las formas de pensar la actual y la pasada por no decir la antigua.
En una oportunidad yo y mi hijo que en ese entonces tenía 10 años (nativo de Internet) en el cuarto grado de primaria, yo Ingeniero Industrial de Profesión, con estudios de maestría en Marketing y Negocios Internacionales, docente Universitario en el área de Gestión y Negocios en la especialidad de Marketing en Internet, profesor de Informática, de 52 años inmigrante de Internet.
Nos fuimos a que le enseñen en un instituto diseño gráfico, al pedir que lo matriculen en el curso me dijeron que era un niño, por más que quise explicar que él sabía y conocía el manejo de varias  herramientas, le pedí que entraría  con él a las clases y de paso  también aprendería, pese que insiste, finalmente me negaron.
Herido en mi amor subí a mi carro y  le dije que no hay problema que llegando a la casa lo aprenderíamos  con un tutorial de Youtube (Creación de un landing page o página de aterrizaje para una Web).
Llegamos y nos pusimos a buscar lo que básicamente nos había motivado a tomar el curso (Creación de Landing Page con Dreamweaver), no sé si tanto a él como a mí.
Luego encontramos el tutorial y los dos nos pusimos a aprender es decir ver y hacer (aprendiendo haciendo), obviamente el profesor era yo, pero en este caso ambos prácticamente partíamos iguales solo que por jerarquía  por ser el Papá era el que llevaba la batuta, bueno así lo creía yo.
En mi Laptop y el en la PC de la casa, los dos  haciendo y probando por un tiempo. Al cabo de unos 15 a 20 minutos él me dice “Ya papá”, yo incrédulo le pregunto ¿ya papá qué?, él me contesta “ya termine Papá, yo vuelvo a la carga y le repregunto “¿ya terminaste que?“, el me responde “lo que me dijiste papá”, no lo podía creer yo recién estaba analizando por dónde empezar y él ya había terminado.


Nuevamente , le pregunto ¿Cómo lo has hecho? Y él me contesta “Haciendo papá”, le vuelvo a preguntar lo mismo y me vuelve a contestar “haciendo pues papá” en esos momentos por supuesto que estaba perdiendo el control, en pocas palabras le estaba pidiendo que me explique y él no podía explicarme, finalmente después de tanta insistencia por parte mía, ¿saben lo que paso?, se fue y me dijo que yo lo haga solo.
Me quede al principio molesto y un poco mortificado, y me puse a hacerlo yo solo. Después pensé, claro que el no me podía explicar lo que hizo, por que lo realizo de manera intuitiva sin un análisis previo simplemente lo había hecho. Es como decir a alguien cómo haces para mirar y la respuesta sería mirando, no harías toda una explicación.

Eso fue lo que paso con mi hijo un nativo de Internet y yo su padre un inmigrante de Internet y de cómo los chicos de ahora manejan las tecnologías, jugando aprendiendo.

Ing. Jorge Luis Linares Vera Portocarrero