martes, 17 de septiembre de 2013

El Marketing y el medio ambiente

El Marketing tradicional sustenta su pensamiento en dos pilares. El primero es satisfacer las necesidades y deseos de los clientes, y la segunda, que la empresa obtenga utilidades. Esto en nuestros días no basta, ya en los países industrializados se exige que las empresas tengan un compromiso más allá de la creación de productos y servicios que cumplan con las expectativas del cliente y que generen ganancias. Ahora les piden que tengan un enfoque hacia la comunidad y se preocupen por ella; eso engloba principalmente la protección del Medio Ambiente, lo que hoy en día se denomina Filosofía de Dirección de Marketing Social.
Es decir, este enfoque tiene un sustento de forma triangular; un lado es el cliente y el consumidor, el otro es la empresa y las utilidades que pueden generar, y por último la comunidad que es la protección del Medio Ambiente.
Ya no hay que descuidar este lado, pues ahora la comunidad misma se lo exige y si la empresa no lo brinda se crearán problemas entre empresa y sociedad, como lo que pasó en el sector minero, de manera específica en Cajamarca con el proyecto de Conga.
En el Perú, este descuido ocasionó que la ciudad cajamarquina, cansada de la contaminación ambiental se levante y ocasione un paro general y inmovilizando la ciudad por varios días, generando grandes pérdidas económicas y el caos social.
El Gobierno y le empresa tubo que retroceder en su proyecto y se buscó  a facilitadores que sirvan como vínculo para llegar al pueblo. Sin embargo, el problema, luego de muchos meses aún persiste.
Como consecuencia de estos problemas, la percepción que tienen los ciudadanos con respecto al sector minero, es que este contamina el Medio Ambiente. Y por ende, ahora, toca a las empresas mineras invertir más en prevención del Medio Ambiente; trabajar con profesionales como asistentes sociales, expertos en Marketing Social, para cambiar esa imagen negativa que han generado estos problemas.
Esperamos que no solamente el sector minero se esfuerce en mejorar la prevención del Medio Ambiente, sino también todas las empresas se preocupen por los residuos tóxicos que generan en su producción, estos sean de diferente índole, ya sean líquidos, sólidos o gaseosos. Y que no esperen que la comunidad se lo exija.

Todo esto sea para que nosotros y nuestros hijos vivan en un mundo mejor. 


Este artículo salio publicado en el Semanario El Verde en una columna de la sección Economía